Revista Perros Pura Sangre
Síganos a través

Adiestrando a tu cachorro Chihuahueño

admin 08/05/2013 No hay comentarios
Adiestrando a tu cachorro Chihuahueño

Por: Dr. Ignacio García Martínez y Angélica Jiménez

Siempre que llega un nuevo cachorro a casa nos llenamos de alegría. Sin embargo, esta alegría comienza a difuminarse cuando nos asaltan las dudas.

¿Cómo lo voy a enseñar a ir al baño? ¿Cómo lo enseño a que no se salga de la casa? ¿Cómo lo enseño a que no muerda todo lo que encuentra a su paso?

 

La realidad es que para el novato puede parecer muy complicado adiestrar al cachorro, cuando con paciencia y constancia es algo realmente muy sencillo. (No hablamos de “educar”, porque éste es un proceso que incluye, entre otras enseñanzas y acciones, el desarrollo de facultades intelectuales y morales en las personas, no en animales).

 

Bien sea que recurras a gente experta en entrenamiento canino, como un entrenador o un grupo de entrenamiento, la paciencia y la constancia son dos factores determinantes en el éxito del entrenamiento de tu pequeñ@.

 

Selección de juguetes 

Por favor no le des un zapato viejo tuyo, o un calcetín que ya no tiene pareja para que juegue con él. Tu cachorr@ no sabrá distinguir entre el zapato viejo, o el calcetín sin pareja; de tus finísimos zapatos nuevos que apenas compraste ayer, o de los calcetines carísimos que acabas de estrenar. Busca juguetes que no tengan este problema. Lo mismo es para los peluches. Si le das un peluche para jugar, luego no podrás quejarte de que ya fue por otro peluche que te regaló tu mamá y que significa mucho para ti. Para tu cachorr@, simplemente es otro juguete, por eso debes cuidar mucho los juguetes que le ofrezcas.

 

Reprender a tu cachorr@

No es lo mismo adiestrar que reprender. Al reprender a tu cachorro el no estará aprendiendo nada, sólo estarás lacerando la relación que hay entre ustedes y mermando su autoestima.

 

Los perros son de memoria muy corta. Si tu perro se orina en la sala a las 9 de la mañana y te das cuenta a las 6 de la tarde, no tiene ningún caso que vayas, lo regañes y lo amenaces. Si no lo “cachas” prácticamente en el momento, entonces perdiste tu oportunidad de reprenderlo.

 

Adiestrar a tu cachorr@

El adiestrar a un cachorro requiere de esfuerzo, paciencia, cariño y constancia de parte tuya. El éxito en su adiestramiento depende totalmente de ti.

 

Si tu perro no aprende, seguramente no estás enviando el mensaje correctamente.

 

De las cuatro órdenes básicas: sentado, echado, venir al llamado y quieto, para mí, la orden más importante que debe aprender tu cachorr@ es la de “venir al llamado”. Esto es, que responda por su nombre cuando tú lo llames.

 

Aunque no lo creas, es una orden que en algún punto puede salvarle la vida.

 

Para esto deberás escoger un nombre de dos sílabas máximo (ej. Kitty, Greñas, Maya, etc.) que no se parezca al de otro perro que también viva en tu casa. O sea, si en casa hay uno que se llama Mini, no nombres al segundo cachorro como Kitty. Para ellos, suena igual y cumplir esta orden será complicado.

 

Lo mismo aplica para las otras órdenes. Ellos escuchan igual sentado que echado. Por eso muchos entrenadores ocupan órdenes en inglés o francés, ya que las palabras se acortan y suenan muy diferentes unas de otras.

 

Después de un no, va un sí. Si tu perro, aunque sea pequeño, brinca y te ensucia el pantalón(*) y no quieres que eso ocurra, entonces, cuando brinque hacia ti le dices que no de manera firme, y lo sientas. Una vez que esté sentado y quieto, (*) lo premias.

 

Los gritos

No es bonito escuchar gritos. Para los perros lo es menos porque su sentido del oído está agudizado. El que grites muy fuerte no hará más que atemorizar a la perrita. No entenderá qué le dices y tus gritos no harán buen efecto.

 

Ya dijimos que los perros son de memoria muy corta. (*) Si transcurren varios minutos u horas de un comportamiento inadecuado y no te diste cuenta en el momento, (*) perdiste la oportunidad de mostrarle que hizo las cosas de modo incorrecto.

 

Si es menester reprenderle, deberás hacerlo inmediato después de la conducta indeseable y ser firme. Para ser firme no necesitas gritar. Que sienta tu liderazgo(*) y (*) se dé cuenta que no te gustó lo que hizo. Y recuerda, después de un no, va un sí.

 

La jaula

Algunas personas acostumbran dormir a sus perros dentro de una jaula transportadora. Esa jaula es como su recámara. La jaula no es un castigo. Es un lugar donde puede ir a refugiarse, donde puede descansar, etc. Tal como tú buscas tu recámara; tu cachorr@ debe sentirse igualmente feliz de ir a buscar su jaula. Nunca ocupes la jaula para castigar a tu cachorr@.

 

Si tu cachorr@ llora para que la saques en la noche, y de verdad la quieres, no la saques. Sólo verifica que esté bien, que no se encuentre en ningún peligro y permite que se quede dentro de la jaula.

 

Si sigue llorando, pero todo está en orden (temperatura, cama mullida, no hay peligro ambiental alguno, etc.) aunque tu corazón se encoja, deja que se duerma dentro.

 

dulceangelicajimenezayahoo.com &

chowsigamsayahoo.com

Like this Article? Share it!

Leave A Response

You must be logged in to post a comment.